Historia de la cerveza IV: S.XX (1901-2000)

La mayoría de las personas creen que la fábrica fue inventada por Henry Ford y el automóvil, pero fue la cerveza. El Dr, Quentin R. Skravec Jr, Profesor industrial en la Universidad de Findley, afirma que, “la producción de cerveza, revolucionó la industria estadounidense, realmente automatizó la producción, al menos diez años antes que Henry Ford.

En 1904, Michael Owens inventó la máquina automática para producir botellas. El primer producto que realizó, fue una botella de cerveza. Dicha máquina fue el invento de maquinaria más revolucionario del S.XIX. En primer lugar, significó el fin del trabajo infantil en seis o diez años, porque automatizó la industria del vidrio, que era la culpable principal del trabajo infantil de Estados Unidos en ese momento. No solo eso, sino que transformó el panorama económico para siempre, automatizó Estados Unidos diez años antes de que saliera de la cadena de fabricación el primer automóvil, en 1914. Compañías como Miller’s o Coors, adoptaron el sendero de la automatización.

Máquina automática de producción de botellas, de Michael Owens, 1904.

Máquina automática de producción de botellas, de Michael Owens, 1904.

Con la evolución de las industrias y la mejora en los procesos de elaboración de cerveza y su globalización, aparecen asociaciones de bebedores cerveceros, surgiendo los festivales de cerveza como transformación de los festivales agrícolas.

Tras el periodo de la post-guerra surge una creciente demanda mundial de cerveza, algunas compañías cerveceras comienzan a crecer adquiriendo a pequeñas cervecerías. Este escenario deja en primer lugar a países exportadores como Alemania, Bélgica, Inglaterra, Estados Unidos, Irlanda y Dinamarca. Este fenómeno de demanda creciente hizo que algunos países en los que el vino era la bebida más tradicional (caso de Italia o España), quedase relegada a un segundo plano.

Por ello, la cerveza adquiere una vocación global, al ser industrializada en la mayoría de los países del mundo. La industria cervecera nace con las ventajas de los avances en el motor de combustión interna, que se produjo en la primera “Gran Guerra”. Por una parte se emplea el motor en el transporte y distribución del producto, por otra, en la mejora de compresores que sean capaces de ofrecer bajas temperaturas en los elementos de la producción en cadena. Las primeras factorías cerveceras del siglo XX, que embotellaban en envases de cristal marrón, se encontraron con un problema: la alta proporción de botellas rotas durante el proceso. Bien sea durante el embotellado, la pasteurización, la distribución, casi más de la mitad de las botellas se arruinaban. Las solución se prestaba a investigar la calidad de los vidrios de los envases, en el encapsulado, en la mejora del transporte. La empresa norteamericana Crown Holdings inventa tapones corona especiales patentados por William Painter en 1891 en la ciudad de Baltimore. Anteriormente se empleaban tapones de corcho que según la tradición inglesa, en el año 1606 el Deán de San Pablo, se descubrieron como más efectivos para conservar la cerveza. Las botellas de cerveza pronto aparecerían como recipientes idóneos, de color marrón o verde oscuro para que no interaccione la luz solar con el lúpulo.

La preservación de la cerveza era un problema que necesitaba solución. Desde comienzos del siglo XIX existían iniciativas de empaquetamiento de alimentos mediante el uso de metales dúctiles. Peter Durand inspirado en las ideas de Nicholas Appert, define las primeras latas de comida. La industria alimentaria desde entonces va incorporando poco a poco este sistema de conservación con gran aceptación popular. Durante el primer tercio del siglo XX, debido al éxito que tienen los envases metálicos para la comida, se comienza a pensar en aplicarse igualmente a las bebidas en general. El 24 de enero de 1935 la cervecera de Richmond (Virgina) denominada Gottfried Krueger Brewing Company lanzó la primera cerveza enlatada. El problema a resolver era la inclusión del abridor con el recipiente de cerveza, minimizando el consumo de material. Se ensayan muchas formas hasta que en 1959, el empresario Ermal C. Fraze, patenta una lata de cerveza de 330 ml (y posteriormente de medio litro) con el abridor incorporado. Esta lata se convertirá en el recipiente de la cerveza más popular a finales del siglo XX, llegando a declinar el uso de botellas de vidrio.

 las primeras latas de cerveza.

las primeras latas de cerveza.

El dispensador de cerveza y el uso de la cerveza de barril, comienza a popularizar el consumo de la bebida en muchos países. Las cerveceras pronto comienzan a ofrecer cervezas de barril en dispensadores de “cuello de ganso” conectadas a barriles presurizados, si bien el cerrajero inglés Joseph Bramah, haciendo investigaciones hidráulicas, ya lo había intentado en 1797 con un dispensador. Ya a comienzos del siglo XX incluye un sistema artificial de carbonatación que se desarrolló inicialmente en el año 1936 en el Reino Unido y que posteriormente se extendió por todo el mundo. En algunos países como Inglaterra el consumo de cerveza en pubs da lugar a una variante de comidas servidas en estos locales denominada pub grub, en España las tapas, en los festivales de cerveza alemanes donde la cerveza se sirve en humpen acompañados de hendl y los pretzel.

Humpen de 0.5 litros.

Humpen de 0.5 litros.

La cerveza va logrando ocupar espacios sociales en algunos países, como es el caso del fútbol en los países anglosajones. La evolución marcada de las cervezas lager a lo largo de su historia, más susceptibles a ser industrializadas que las ‘ale’, generó una especie de cisma que en los años setenta hace que en Inglaterra sea popular la real ale (cask ale), una cerveza natural sin filtrar, y sin pasteurizar. Una cerveza que se sirve directamente desde los barriles sin presurizar o añadir dióxido de carbono. La denominada Campaign for Real Ale (Campaña para la Real Ale) (CAMRA) se inició en el Reino Unido en el año 1973 con el objeto de retornar la cerveza a sus orígenes.

En 1970, en el Reino Unido, se originó el término Microbrewery (Micro cervecería) para describir la nueva generación de pequeñas fábricas de cerveza que se centraron en la producción tradicional de cerveza de barril . El primer ejemplo exitoso de este enfoque fue Litchborough (South Northamptonshire, Inglaterra) cervecera fundada por Bill Urquhart en 1975, en el pueblo de Northamptonshire del mismo nombre. Urquhart había sido el último maestro cervecero de la gran cervecera Phipps Northampton, cuando sus propietarios cerraron, Watney Mann se fue a Carlsberg Group ‘s, una nueva fábrica de cerveza lager del Reino Unido. Además de la elaboración de cerveza comercial, se ofrecieron cursos de capacitación y aprendizaje. Muchos de los pioneros del movimiento pasaron por los cursos de Litchborough antes de crear sus propias fábricas.

Aunque originalmente “cervecería” se utiliza en relación con el tamaño de fábricas de cerveza y gradualmente empezó a reflejar una alternativa en cuanto a actitud y enfoque en la elaboración de la cerveza, así como flexibilidad, capacidad de adaptación, experimentación y buen servicio al cliente. El término y la tendencia se extendió a los Estados Unidos en la década de 1980, donde con el tiempo, se utilizó como denominación de fábricas que producen menos de 15.000 barriles de cerveza en los Estados Unidos (1.800.000 L) (475,000 gal EE.UU.) al año (dato del 16/03/2012), determinado por la Asociación de Cerveceros (Brewers Association), formada apróximadamente por unos 1900 cerveceros. Dicha asociación, define “fábrica de cerveza artesanal” como “pequeña, tradicional e independiente” y cuya producción sea menos de 6.000.000 barriles de cerveza en los Estados Unidos (700.000.000 L) al año y que no puede ser más del 24% de propiedad de otra empresa de bebidas alcohólicas, que no es en sí mismo una cervecera artesana (esto significa que Goose Island y otras fábricas de cerveza, ya no son cerveceras artesanales, debido a la propiedad por MillerCoors o AB InBev).

Un Brewpub (restaurante o bar que produce su propia cerveza), también puede ser considerado como micro cervecería. Si la producción tiene una distribución significativa más allá de los locales – la Asociación de Cerveceros de América utiliza un fijo del 75% de la producción, para determinar si una empresa es una micro cervecería, cervecera artesanal regional: al menos el 50% de su volumen si son todas las cervezas de malta. Una cervecera regional tiene una producción anual de entre 15.000 barriles de cerveza americanos (1.800.000 L) y 2 millones de barriles de cerveza (230.000.000 L) por año. Para ser clasificada como una “fábrica de cerveza artesanal regional” por la Asociación de Cerveceros, una fábrica de cerveza debe poseer, ya sea un buque insignia completamente malta o [tener] por lo menos 50% de su volumen, ya sea en cervezas todo malta o cervezas que utilizan añadidos para mejorar, en lugar de aligerar, el sabor “. De las 2.126 fábricas de cerveza en los Estados Unidos, sólo 43 no se definen como cerveceros artesanales, y 100 no están definidas ya sea como una micro o brewpub.

Brewpub Monte Carlo Hotel Casino Pictures.

Brewpub Monte Carlo Hotel Casino Pictures.

Al ser ellos mismo los que regulan las cantidades máximas para determinar que es una micro cervecería, nos encontramos con supuestas micros, que tienen unos tamaños y producen unas cantidades, que de micros, tienen bien poco.

Las micro o cerveceras artesanales han adoptado una estrategia de marketing diferente a la de las grandes fábricas de cerveza, el mercado de masas, ofreciendo productos que compiten sobre la base de la calidad y la diversidad, en lugar del bajo precio y la publicidad. Su influencia ha sido mucho mayor que su cuota de mercado (lo que equivale a sólo el 2% en el Reino Unido, dato del 28/09/2001), indica el hecho de que las grandes cervecerías comerciales introdujeron nuevas marcas destinadas a competir en el mismo mercado que las micro cervecerías. Cuando esta estrategia fracasó, invirtieron en micro cervecerías, o en muchos casos las compraron directamente.

España

En 1982 es cuando el consumo per cápita de vino y cerveza se igualan. El vino venía desde mediados de los setenta cediendo cuota de mercado a favor de la cerveza, y es precisamente, a partir de los ochenta, cuando se comienza a consumir más cerveza que vino en España. A pesar de todo la media de consumo está muy por debajo de la media de la Unión Europea.

En 1908, hay ya instaladas cuatro empresas en Madrid: El Águila, El Laurel de Baco, Hijos de Casimiro Mahou y Santa Bárbara. En Galicia los hijos de Rivera crean Estrella Galicia, nace en 1906 de la mano de José Rivera Corral, emigrante retornado de México a finales del siglo XIX, quien funda en La Coruña la fábrica «La Estrella de Galicia», dedicada a la producción de hielo y cerveza rubia. El nombre escogido para su cerveza hace referencia a su antiguo negocio de Veracruz «La Estrella de Oro».

Fabrica de cerveza El Águila (actualmente Biblioteca Regional Joaquín Leguina), justo en frente de la Estación de Delicias.

Fabrica de cerveza El Águila (actualmente Biblioteca Regional Joaquín Leguina), justo en frente de la Estación de Delicias.

Como resultado de la fusión de La Cruz Blanca y La Austríaca de Cervezas en 1917 surge una nueva sociedad, Cervezas de Santander, SA, con dos fábricas en Santander y una en Valladolid. En 1924, el empresario Cástor Gómez Navarro fundó en Las Palmas de Gran Canaria la compañía cervecera La Tropical, pero el inicio de la Guerra Civil propició su quiebra, siendo adquirida por un conjunto de empresarios que crearon la Sociedad Industrial Canaria (SICAL). En Andalucía aparece en 1925 una cervecera denominada Alhambra, y en 1928 en el barrio El Perchel de la ciudad de Málaga crea el empresario Luis Franquelo Carrasco la factoría de Cervezas Victoria, que logra hacerse con gran parte del mercado del sur de España, competidoras de la fábrica de cerveza sevillana denominada La Cruz del Campo (CruzCampo), fundada en 1904 por la familia Osborne, exportadores de vinos.

La producción de cerveza se ve afectada durante el periodo de Guerra Civil, algunas de las fábricas son requisadas y cambian de dueños. El peor momento dentro de la industria vendría tras el conflicto armado, durante el nuevo régimen que coincide con el periodo autárquico del franquismo. La distribución de ingredientes básicos como la cebada o el lúpulo se ve interrumpido durante periodos que obligan a reducir o parar la producción.

Algunas empresas cerveceras como África Star, fundada en el barrio de El Tarajal de Ceuta en el año 1953, por las sociedades “Hijos de Joseph Damm” no llega a existir a finales del siglo XX, las posibilidades de esta empresa se redujeron con la independencia de Marruecos en 1956. Su producción y venta se mantuvieron en niveles modestos, hasta que cesó su actividad en 1992. Otro ejemplo es Cervezas El Alcázar (antecesora de Cervezas “El Lagarto” desde 1921) fundada en Jaén por la familia Puga (de origen gallego). Esta empresa vino a desarrollar su actividad ininterrumpidamente desde el año 1928 hasta 1985 que fue adquirida finalmente por Cruzcampo.

Botella Africa Star Beer.

Botella Africa Star Beer.

Surgen mejoras tecnológicas en el envasado automático, se rompen menos botellas y se aumenta la producción (claramente limitada por este proceso de empaquetado del producto). Las compañías cerveceras españolas se asocian y generan un único formato de botella retornable. El empresario Casimiro Mahou García, con el apoyo de Salvador Echeandia (fundador de la perfumería Gal) siendo presidente de la Cámara de Comercio de Madrid, impulsa por primera vez la Asociación de Fabricantes de Cerveza.

La creciente demanda de cerveza en España en el último tercio de siglo XX pronto atrajo a las grandes factorías cerveceras multinacionales. Surgen de la misma forma otras empresas cerveceras que pretenden igualmente hacerse un hueco en el mercado español. Surgen nuevas formas de refresco como las claras. En 1957 se firma el “Acuerdo de Manila” con el presidente de San Miguel Corporation, Andrés Soriano, naciendo así la compañía “San Miguel, Fábricas de Cerveza y Malta, S.A.”, independiente de la matriz filipina. Aparecen nuevas cervezas como la cerveza sin alcohol (A finales del siglo XX supone una cuota del 7% del total de cerveza vendida). La primera empresa en poner en el mercado este tipo de cerveza es Cruzcampo, que en 1976 comercializa la primera cerveza “sin” del mercado cervecero español. En Barcelona durante los años sesenta se populariza la Xibeca (botella de litro). El concepto de litrona permite introducir la cerveza en los hogares madrileños. Hasta la fecha el consumo de la cerveza estaba unido a los establecimientos hosteleros. En el año 1985 España firma la entrada en la Comunidad Europea. A pesar de esta situación ninguna de las grandes cerveceras españolas logró expandirse en los mercados europeos.

Botella Xibeca de un litro, del grupo Damm.

Botella Xibeca de un litro, del grupo Damm.

En 1957 Carlsberg comenzó su exportación a España de cerveza. Las cervezas de Carlsberg a comienzos del siglo XXI eran distribuidas por la segunda cervecería más grande en España: Mahou-San Miguel. A finales del siglo XX las empresas multinacionales que han hecho un hueco en el mercado llegan a controlar la mayoría del capital de Cruzcampo (Guiness), El Águila (Heineken) y San Miguel (BSN-Danone). Sólo conservan la mayoría en manos españolas Damm (con el 20.596 controlado por Dr. Oetker) y Mahou (con el 33.3% en manos de BSN-Danone). A finales de siglo las empresas cerveceras españolas abandonan la posibilidad de expansión en los mercados periféricos (África e Hispanoamérica) en favor de su mayor penetración en los nacionales.

Tras los años de dificultad en el sector cervecero español que corresponden al periodo autárquico de finales de los años cincuenta, lentamente comienza a obrar un cambio en la sociedad española, algunos gustos y costumbres consideradas como tradicionales comienzan a cambiar. Entre ellos se encuentra la aparición de un nuevo fenómeno social en los años sesenta que impulsará la demanda de consumo de cerveza: el auge del turismo. Esta situación es global en Europa, que comienza a salir del periodo de posguerra. Los avances tecnológicos en la producción, y distribución de la cerveza son evidentes y favorecen su expansión territorial. En 1981, los mayores productores eran Estados Unidos, Alemania, URSS, Reino Unido y Japón, ocupando España la duodécima posición. El cambio en la demanda de cerveza durante este periodo final del siglo XX se produce por la inclusión de la misma en las campañas publicitarias.

La demanda fue creciendo significativamente desde los años setenta, hasta los noventa en que empieza a descender. En 1996 se produce en España un 5% menos que en 1995, sufriendo las importaciones de cerveza igualmente. La tendencia es extensiva a Europa que en 1987 comienza a perder su hegemonía como productora de cerveza a favor de América. La tendencia global a consumir bebidas con menor contenido alcohólico, con menor cantidad de calorías hizo que fuese uno de los factores clave para que la tendencia creciente del consumo comenzara a decaer. La sociedad española une la costumbre de ‘tapeo’ al consumo acompañado de una bebida alcohólica de bajo contenido alcohólico: bien de cerveza, bien de vino. No obstante el consumo de cerveza es, en España, puramente estacional y reservado a los meses de calurosos de verano. Algo que no ocurre en los países donde la cerveza posee la categoría de bebida tradicional, aunque esto ya está cambiando en nuestro país.

 

 

 

 

2 pensamientos en “Historia de la cerveza IV: S.XX (1901-2000)

  1. No he visto ni un sólo comentario sobre la cerveza de mi tierra. Que yo sepa sólo hay dos empresas cerveceras familiares….. Estrella Galicia (hermanos Rivera) y La Zaragozana (Ámbar) ; cuando estuve visitandola dijeron que se creó en 1900

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>